Cómo prevenir los parásitos externos del gato

¿Cómo prevenir los parásitos externos del gato?

Los ectoparásitos son muy propensos con la llegada de la primavera y también durante los meses de otoño, cuando las temperaturas cálidas favorecen su aparición. Por ello, tenemos que prestar atención al comportamiento de nuestro animal para ver si alguno de ellos le causa molestia con sus picaduras. La supervisión continua y el uso de tratamientos antiparasitarios son las mejores maneras de prevenir que estos inquilinos hagan acto de presencia en nuestro gato.

¿Qué parásitos son los más habituales?

Pulgas: Son las más comunes, pero también las más difíciles de localizar pues muchas veces el gato se las quita cuando se limpia, por lo que tendremos que prestar atención a zonas como las orejas y el cuello. Allí pueden vivir más de 60 días, con los riesgos que ello entraña, pues habrá que eliminar no solo los propios parásitos sino también las larvas y los huevos que depositan. Sabedores de los peligros que entraña su presencia, pues puede ser transmisora de otras enfermedades como el prurito, es importante que tratemos de prevenirlas.

Te recomendamos revisar: ¿Cuántos días se puede quedar mi gato solo en casa?

Garrapatas: Hay que tener cuidado con ellas, ya que también puede portar otras afecciones que podrían complicar la salud de nuestro animal con infecciones y anemias importantes. Si las detectamos y no son muchas, podemos tratar de quitarlas nosotros con unas pinzas, un quitagarrapatas o empleando un peine para las pulgas, con cuidado de que la cabeza no se quede adherida a la piel del animal.

Piojos: Estos parásitos también se alimentan de sangre, pero son más inofensivos que los anteriores, y también más fáciles de eliminar; eso sí, es aconsejable que lo haga el veterinario.  Igualmente, a diferencia de las pulgas y garrapatas, los piojos de los gatos no se transfieren a los humanos.

Ácaros: Son otros de los parásitos externos que pueden atacar a nuestros gatos y causar sarna, queiletielosis o trombiculosis. Como las pulgas, suelen habitar en zonas próximas a las orejas y el cuello y, como las anteriores, provocan mucho picor en el animal, además de descamación, costras y pérdida de cabello.

¿Cómo prevenir los parásitos externos?

Hay muchos modos de prevenir la aparición de estos molestos ectoparásitos. Uno de los métodos más efectivos es la pipeta antiparasitaria, que además es cómodo de usar y fácil. La pipeta se aplica en la zona de la nuca del animal y suelen ser de acción inmediata. Tiene una vigencia de efectividad determinada, por lo que habrá que repetir el tratamiento cuando termine el plazo indicado por el veterinario.

Te recomendamos leer: ¿Los gatos necesitan que los saquemos a pasear?

El empleo de un collar antiparasitario es otro de los sistemas usador para prevenir la aparición de parásitos. Suelen emplear repelentes que evitan la presencia de estos molestos inquilinos. Pueden durar hasta doce semanas, y pasado ese tiempo debe sustituirse por otro.

Si el gato ya se ha infectado, tendremos que desparasitarlo. Además de la visita al veterinario, es recomendable el uso de champús y lociones para facilitar que las larvas, liendres y los propios parásitos se desprendan del pelaje del animal.

¿Estoy preparado para adoptar una mascota? Si aún no sabes la respuesta te recomendamos leer esto.

A modo de protección, es menester que nos habituemos a mantener su zona limpia, y que pasemos la aspiradora periódicamente por tapicerías, muebles, zonas y demás áreas de nuestro hogar. Por supuesto, es fundamental que mantengamos al gato alejado de ratones, e incluso de plantas: parásitos como las garrapatas se quedan en sus hojas a la espera de un animal en el que depositarse.

Si te gustó esté artículo sobre: Cómo prevenir los parásitos externos del gato, te invitamos a comentar abajo y seguirnos tanto en Instagram como en Facebook.

Si necesitas comunicarte con nosotros escríbenos directamente al whastapp acá.

Abrir chat