¿Los gatos siempre caen de pie? ¿Los gatos negros son de mala suerte? Existen muchos mitos sobre los felinos que parten de un hecho real, pero la mayoría están muy alejados de la realidad. Los felinos son muy buenos compañeros y los cuidados que necesitan son menores que los de otros animales. Sigue leyendo y entérate de la verdad sobre los mitos de los gatos.

Los gatos negros atraen la mala suerte

Este es un mito que se creó con el surgimiento de la brujería. Los gatos negros son símbolos de mal en muchas culturas y tener uno significa atraer la mala suerte. Esto ha llevado que muchas personas rechacen o maten a los gatos negros por ser parte de este mito. 

La realidad es que los gatos no dan mala suerte no importa su color o personalidad. Por lo tanto, es totalmente seguro adoptar tantos gatitos negros como sea posible.

Los gatos no deben estar cerca de las embarazadas

Cuando se dio a conocer que los felinos pueden transmitir toxoplasmosis, nació el mito que tener un gato cerca de una embarazada siempre significa un alto riesgo de contagio. La realidad es que la enfermedad solo puede ser transmitida a través de las heces del animal solo si esté realmente está infectado por el parásito. 

Además, si la mujer ya está inmunizada frente a la enfermedad, no hay ninguna posibilidad que el feto se infecte. Es recomendable llevar al gato al veterinario cada cierto tiempo para que sea desparasitado y evite cualquier posibilidad de contagio. 

Los gatos siempre caen de pie

Los felinos son conocidos por ser muy ágiles y flexibles. Es cierto que si lanzamos un gato de cierta altura, él normalmente encontrará la manera de caer de pie. Es un instinto que aprenden desde los 40 días de edad. Sin embargo, siempre depende de la altura y la habilidad del gato. Los felinos no tendrán mucho tiempo para girar cuando la altura es muy corta, por consiguiente, caerán sobre su cuerpo.

No se llevan bien con otros animales

La televisión y el cine se han encargado de promocionar la personalidad indiferente de los gatos como “no sociable”, es decir, tienen una mala convivencia con otros gatos, perros u otro tipo de mascotas. 

La verdad sobre este mito es que un gato puede llevarse mal con otro animal durante su periodo de socialización el cual puede durar entre de 5 semanas para adelante. Después de ese tiempo, el gato se acostumbrará a convivir con la otra mascota y lo tomará como parte de la familia. Es importante recordar que los gatos pueden ser adiestrados a pesar de su conducta solitaria. 

Esperamos que este artículo mitos y realidades sobre los gatos te haya gustado. Para el resto, te invitamos a visitar nuestra tienda online donde podrás conseguir todo lo que necesitas para tu gatito.

Si te gusto, te invitamos a comentar abajo y seguirnos tanto en instagram como en facebook.

Si necesitas comunicarte con nosotros escríbenos directamente al whastapp acá.