Portada » Blog » Mi gatito murió o desapareció y tengo el corazón roto 

Mi gatito murió o desapareció y tengo el corazón roto 

Mi gatito murió o desapareció

 La pérdida de un gatito, es una de las más dolorosas experiencias a la que nos podemos enfrentar.

Mi gatito murió o desapareció, y es un dolor inmenso. Sin proponérselo se adueñan de nuestra casa y corazón; por eso superar su ausencia es de las cosas más difíciles. Sin embargo, como toda pérdida debemos pasar por un proceso de duelo y seguir adelante. Llevando en nuestra memoria los mejores recuerdos, momentos y agradeciendo el que nos los hayan puesto en el camino. En Gatificando podrás encontrar ayuda y apoyo para esto.

Te encontrarás con muchos sentimientos, es normal sentirse triste, las rutinas y el tiempo con ellos generan ese lazo tan especial y el que ya no esté, puede crear este sentimiento profundo.

Llora si lo tienes que hacer y háblalo, pues esto ayuda a tu corazón a sanar. También te puede funcionar escribirlo, cantar, dibujar, pero lo primordial es que reconozcas que se ha ido.

A veces te puede invadir el mal genio, al sentir que no todos a tu alrededor entienden tu dolor.  Es normal, ya que para quien no ha tenido una mascota lo verá sólo como un animal. Así que evita disgustos y busca a quienes tienen peludos en sus hogares, ellos te entenderán mejor.

Rencor con la enfermedad, con el veterinario, con quién lo robó o con la situación particular que los rodeo. Este sentimiento sólo dañará tu corazón, recuerda que las cosas siempre pasan por algo y en el momento que tienen que pasar. Trata de liberarte de él, sal a correr, haz ejercicio o escríbenos tu historia en Facebook.

Puedes sentir culpa, porque lo dejaste mucho tiempo sólo o no le jugaste lo suficiente. Aquí debes recordar que siempre le diste lo mejor, que lo consentiste y lo apapachaste incluso si él no quería, que le diste todo el amor del mundo.

Piensa en que no hay un tiempo “normal” para superarlo, todos tardamos tiempos diferentes en sanar y está bien el tuyo. Cuenta con la familia Gatificando para superarlo y seguir adelante.

Pero no dejes que se alargue mucho a tal punto que te deprimas. Haz cosas que te diviertan, comparte con tus amigos y porque no, piensa en adoptar a un nuevo amigo.

El tiempo nos ayudará a sanar estas heridas y de pronto podrás abrir tu hogar a otro peludito. No pienses en que lo estas engañando; al contrario, piensa en que le estas regalando a otro la posibilidad de ser feliz.  No los compares, pues recuerda que las personalidades de los gatos como las de los humanos son muy diferentes.

Ama esas diferencias y abre tu corazón Gatificando nuevamente.

Si consideras que el artículo te ayudo te pedimos que lo compartas y nos sigas tanto en Instagram y en Facebook

3 comentarios en «Mi gatito murió o desapareció y tengo el corazón roto »

  1. Gracias 🧡 para quienes hemos perdido a un hijito gatuno. No dejes que nadie minimice tu dolor, vive tu proceso y cuando sea el momento, vas a volver a sentir las ganas de entregar todo de ti a un nuevo animalito ✨ nunca se quiere a dos gatos igual, el amor por cada uno es único e irreemplazable ⚡️

  2. Paula Escobar Cubillos

    Muy triste no poder saber que pasó con mi gatito Gris. Sin embargo se que fui yo la que le dió el amor que el necesitaba, fui la que lo entendía y consentia sin importar sus malgenios. Se que me quiso tanto como yo a él.

  3. Adriana Gutierrez

    Hola!
    Gracias por el artículo. Realmente, si es muy difícil, sigue siendo mi fondo de pantalla de mi celular y computador, y hasta mi foto de perfil de Facebook. Hace un año nos dejó y se fue al arcoíris, me alegra que no esté sufriendo, pero siempre lloro cuando pienso en él demasiado. Adoptar a otro minino ayuda, y precisamente pq piensas que le estás dando hogar a alguien que podría haber sido abandonado a la suerte de la dura vida.
    No obstante, su memoria nunca se va, siempre está allí y según he escuchado de amigos que llevan perdidas de más años que yo, siempre te ahogará cuando hables de ello.
    Definitivamente no muchos entienden, que ellos son hijos, que aunque no son de sangre y especie, es como si lo fueran, no puedes evitar sentir que una parte de tu corazón se fue con ese ser de luz y amor.
    Además, el sentimiento de odio es real, tanto hacia ti mismo como los doctores, siempre va a existir el si hubiese hecho esto o aquello.
    Realmente, aún a hoy quisiera que fueran inmortales y no se enfermaran, pero son seres vivos al igual que nosotros, que requieren de cuidados y visitas al médico.

    Con mucho amor, espero que todos en algún momento podamos superar el sentimiento de tristeza pq realmente no se hasta cuando podría yo personalmente olvidarlo.

    Abrazo a todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *