Portada » Blog » Gatos con incontinencia

Gatos con incontinencia

Gatos con incontinencia

Hoy hablaremos sobre los gatos con incontinencia. Por problemas físicos, algunos gatos pueden padecer incontinencia urinaria. Ésta se puede manifestar en forma de pequeñas gotas de orina cuando el gato se levanta, o de forma más grave cuando el gato está aún acostado. En algunos casos, las pérdidas se pueden ver acompañadas por un poco de sangre.

Gatos con incontinencia, ¿Cómo saberlo?

Como en los humanos, la vejiga del gato es la encargada de contener la orina y de controlar la expulsión mediante el músculo que constituye sus paredes. Cuando la vejiga supera su nivel de almacenaje, algunos gatos relajan el esfínter y no pueden controlar la expulsión de la orina.

Notaremos que nuestro gato es incontinente cuando:

  • Pierda orina.
  • Tenga el pelo mojado en el área de su abdomen bajo o entre sus patas traseras.
  • Haya restos de orina cerca de donde duerme o descansa habitualmente.
  • Padezca infecciones en el tracto urinario.
  • Sufra inflamaciones de la piel.

En el caso de que nuestro gato deje rastros de orina, lo primero que tenemos que averiguar es si lo hace voluntariamente o realmente es incontinente. Hay gatos que simplemente no orinan en su caja porqué no saben, otros porqué han sido separados de su madre demasiado pronto y no han sido educados, otros quieren marcar su territorio y los hay que lo hacen para informar a su dueño de su malestar por problemas urinarios.

¿Qué causa la incontinencia?

En algunos casos, la incontinencia está ligada a la senilidad. Con la edad, los órganos del gato van envejeciendo y al animal le cuesta controlar el orinar. Otro tipo de incontinencias son las que van ligadas a enfermedades patológicas, ya sea por alguna enfermedad que aumente la sed en el gato, algún tipo de tumor en la vejiga o alguna lesión en la columna que afecte al sistema nervioso y por lo tanto, al control de la orina.

Si efectivamente el gato tiene un problema en la vejiga y pierde orina a causa de una patología local o general, lo más normal es que la incontinencia se resuelva cuando el animal se recupere. Pero hay enfermedades crónicas en que lo único que se puede hacer es paliar estos efectos, ya sea facilitándole el acceso a su arena o poniéndole pañales absorbentes en su cama, siempre vigilando que su piel tenga el mínimo contacto con la orina.

La cistitis es la causa mayoritaria de la incontinencia en los gatos. Ésta puede ser provocada por una inflamación, una infección, cálculos o tumores. En los tres primeros casos, el esfínter del gato se relaja y puede emitir algunas gotas de orina. En caso que el gato tenga un tumor en la vejiga, el almacenaje de ésta será menor y esto provocará las pérdidas. Para el problema de los cálculos existe un pienso que previene dicho problema, pero es necesario escoger el pienso adecuado que se adapte mejor al cálculo del gato.

Si te gustó esté artículo sobre: Gatos con incontinencia, te haya gustado. Te invitamos a comentar abajo y seguirnos tanto en Instagram como en Facebook.

Si necesitas comunicarte con nosotros escríbenos directamente al whastapp acá.

2 comentarios en «Gatos con incontinencia»

    1. Juan David Agudelo

      No es un secreto que los gatos son animales sumamente aseados, no solo consigo mismos sino también en lo que se refiere a los lugares en los que pasan el tiempo, como sus camas, cajas de arena, comederos y otras áreas de la casa. Teniendo esto en cuenta, en Gatificando sabemos que cuando un gato decide orinar en sitios donde habitualmente no lo hace, es porque algo anda mal con él, por lo que este comportamiento no debe ser interpretado como un simple capricho.

      Consejos iniciales
      Si tu gato siempre ha utilizado su caja de desechos correctamente y de repente empieza a orinar por toda la casa, debes entender que esto indica que algo no está bien en él, ya sea a nivel de salud o emocional.

      Debes prestar atención cuando observes que tu gato orine dentro de casa, siendo lo más habitual que utilice su caja de arena. Si notas que, de un día para otro, comienza a utilizar los rincones, los muebles, las camas y básicamente cualquier lugar que se le ocurra para hacer sus necesidades,algo ha ocurrido en tu felino que merece todo tu interés.

      Ante un comportamiento de este tipo, debes ser paciente para detectar qué es lo que desata esta respuesta en el felino, ya que las razones pueden estar relacionadas con alguna enfermedad, o con situaciones que están provocando estrés en tu gato.

      Diagnosticar las causas no suele ser fácil, pero con un poco de paciencia y mucho amor darás con el origen del problema.

      Evita reprender al gato o regañarlo después de haber hecho algún desastre, pues esto solo aumentará sus niveles de ansiedad.

      Algunas enfermedades pueden provocar que tu gato empiece a hacer sus necesidades en otros sitios de la casa, como la cistitis, cálculos o diarrea. ¿Por qué tu gato orina orina en todas partes en estos casos? En los dos primeros, el padecimiento produce dolor en el momento de la micción, por lo que es normal que tu felino no pueda orinar por completo en el momento en el que lo desea, y termine haciéndolo en otros sitios por la urgencia que esto le produce. Además, quien haya tenido un gato con cistitis sabe lo ansiosos que se pueden poner, dejando pequeños pozos de orina en todas partes como si quisieran alertar a sus compañeros humanos del malestar que están sintiendo.
      Que el gato orine en todas partes también es común cuando la molestia no es de origen urinario. Si tu felino está padeciendo alguna otra cosa, como dolor en alguna parte del cuerpo, puede que decida orinar fuera de su arenero. ¿Por qué? Simplemente es su manera de drenar la incomodidad que está sintiendo. Por eso, ante este comportamiento, lo primero que hay que hacer es acudir al veterinario, quien realizará las pruebas necesarias que permitirán descartar que se trata de un problema de salud.

      El estrés
      Por si no lo sabías, el estrés es una de las principales causas que producen que un gato modifique su comportamiento, y orinar en todas partes es una de sus formas de expresarlo.
      ¿Qué puede ocasionar estrés a tu gato?
      No importa lo mimado que te parezca y la cantidad de cuidados que le brindes, dándole una vida que a tu juicio es bastante despreocupada para el felino, lo cierto es que los cambios en el hogar le afectan profundamente, provocándole ira, ansiedad, miedo y tristeza, entre otras emociones.
      ¿Qué situaciones provocan estos desordenes emocionales?
      Las razones son muy variadas, desde la llegada de un nuevo miembro a la familia (ya sea un bebé u otra mascota), lo cual puede hacer creer al gato que está siendo desplazado del lugar que le corresponde, como también una mudanza, una relación tensa con los amos por regaños anteriores, mover los muebles del hogar de sitio o incluso cambiar la rutina habitual.
      Que hacer si tu gato está estresado?
      Lo importante es rastrear a partir de qué momento el gato comenzó a cambiar su comportamiento, para así buscar la solución necesaria. Los cambios de cualquier tipo deben ser introducidos sutilmente, permitiendo que el animal se adapte a uno antes de introducir otro.
      Cuando se trata de la llegada de un bebé,familiarizar al animal con los lugares que le corresponderán al recién nacido, y dejar que este se adecué poco a poco a los sonidos y los nuevos olores que trae el niño consigo, es crucial para una convivencia armoniosa.
      Lo mismo ocurre con la intrusión de una nueva mascota. La introducción de otro animal en el hogar no puede realizarse de forma abrupta sino paulatina, dándole a cada uno un espacio propio para dormir, hacer sus necesidades y comer. De esta forma, el gato no sentirá que se está invadiendo su espacio.
      Todas estas medidas, por supuesto, requieren de mucha paciencia y comprensión. Así mismo, es necesario proporcionarle al gato objetos y espacios para que pueda llevar a cabo las actividades típicas de su especie, como rascadores, juguetes para perseguir y buscar, gatificaciones donde pueda trepar, pues tratar de suprimir sus conductas naturales solo le generará más estrés y no evitará que el gato orine en todas partes.

      Sobretodo por que tienes que entender que Los Gatos son territoriales. Y la impronta emocional de ellos es hacia su territorio.
      Por eso debes considerar que cantidad de espacio tienen y donde está repartido. Entre más amplio sea mejor! 😸

      La caja de desechos
      Si hay algo que les molesta a los gatos es que traten de obligarlos a utilizar o hacer cosas que no les gustan. Es por eso que si hay algo que a tu felino le incomoda en su caja de arena, se negará rotundamente a usarla y, por ende, el gato orinará en todas partes.
      ¿Qué cosas pueden molestar a tu gato con su caja? Pues las siguientes:
      * No la limpias lo suficiente. El gato es incapaz de hacer sus necesidades en un sitio que considere que está sucio, así que deberás recoger los desechos con más frecuencia y mantener la caja limpia. Las cajas con tapa no se recomiendan, pues acumulan olores desagradables dentro de ellas.
      * Más de un gato usa la caja. Si tienes varios felinos en casa, lo mejor es que cada uno tenga su propio recipiente para los desechos, e incluso se recomienda tener uno extra, pues nunca sabes qué se le puede ocurrir a tus gatos. Es decir, que si tienes dos mininos, debes tener tres cajas, y así sucesivamente.
      * No le gusta la arena. Algunas arenas vienen perfumadas para ocultar el olor de los desechos a la nariz humana. Sin embargo, es probable que este aroma moleste a tu felino, por lo que decida usar como baño otro rincón de la casa. Así mismo, puede que sea la textura lo que le desagrade y lleve a tu gato a orinar en todas partes menos en su caja.
      * No le gusta la caja. Una caja demasiado alta o demasiado pequeña incomodará a tu gato a la hora de usarla.
      * No le gusta donde está. Los gatos no soportan hacer sus necesidades cerca de donde duermen o comen, así que si su arenero está muy cercano a estas áreas es posible que prefiera alejarse un poco. Además, si la colocas en un sitio muy concurrido de la casa, cerca de la circulación de las personas, o donde el sonido de electrodomésticos puedan perturbarlo, buscará un lugar más tranquilo para hacer sus necesidades.
      * No es de fácil acceso. Si colocas la caja en un sitio al que tu gato no puede acceder de manera rápida y fácil, es posible que la urgencia (o la pereza) hagan que prefiera otro lugar más cercano.

      Esperamos que estos consejos puedan ayudarte a solucionar el problema. Pero si la situación continúa te recomendamos que llames a un profesional en etología que son personas expertas en comportamiento a las que puedes acudir. Si deseas te podemos recomendar alguno.

      Aumentar el territorio felino puede ser de gran ayuda cuando la situación se debe a falta de espacio que Los Gatos puedan marcar como propio. Si ese es el caso podríamos ayudarte a diseñar un espacio personalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *